14 nov. 2007

¿Por qué Ajedrez?

El ajedrez ha conquistado el mundo y a pasado a formar parte de nuestra cultura. La humanidad no ha imaginado juego alguno que haya conseguido tal grado de perfección, ni siquiera aproximado. Benjamín Franklin, el famoso escritor y político americano, escribía ya en 1779 que la vida misma era una forma de ajedrez.
Pero, realmente, ¿sirve para algo el ajedrez?. ¿Tiene utilidad práctica?. ¿Tiene alguna utilidad social?. ¿Y cultural?
Una vez finalizada la jornada escolar, las escuelas deportivas y talleres municipales de Vera desempeñan una labor muy importante tanto a nivel pedagógico y cultural, como a nivel social. La disponibilidad de instalaciones para desarrollar estas actividades es fundamental.
Las autoridades publicas tienen la obligación moral de fomentar la enseñanza de este juego al igual que fomentan la pintura, la música o el teatro. Decía Tarrasch allá por el siglo XIX: "Tengo un ligero sentimiento de pesar por todo el que no conoce el ajedrez."
Los centros educativos deberían intentar apoyar este aprendizaje, requerido para la practica del juego. Ideas como la creación de semanas culturales, talleres,etc, son necesarias para la introducción del ajedrez en las vidas de los alumnos.
De hecho, el ajedrez facilita las relaciones de grupo e integra a los alumnos, sin distinción de ningún tipo y forma la voluntad de estos para resolver situaciones problemáticas.
Es más, el ajedrez es una actividad sana, sin peligro físico de ningún tipo que favorece la agilidad mental, el esfuerzo cognitivo, y que como instrumento de formación, contribuye a favorecer el desarrollo del individuo.
Esta actividad integradora y socializadora tiene unas ventajas pedagógicas excelentes.Algunas de las virtudes que desarrolla en los niños son las siguientes:

Estimula la CREATIVIDAD :En ajedrez, para intentar ganar una partida, hay que crear. Hay que colocar las piezas de una determinada manera, teniendo en cuenta todo un contexto. Y ahí es donde el jugador crea en su mente la posición, y la ha de llevar al tablero. Dependiendo de los movimientos del contrario, deberá adaptar su idea a las circunstancias, forzando a reconsiderar una y otra vez la idea inicial para llevarla a la realidad. La creatividad se ve así estimulada en un alto grado.
Desarrolla el CONCEPTO ÉTICO:El ajedrez es un juego de reglas, de normas. Para jugar una partida es necesario observarlas y respetarlas, y su mera infracción ya de por sí misma produce rechazo en los jugadores. Cuando el niño/a tiene una edad escolar entre los 7 y los 12 años, es cuando desarrolla una moral autónoma, cuando tiene capacidad para discernir entre bien y mal conforme a lo que ha aprendido. El ajedrez es una práctica que favorece el sentido de la ética y de la justicia, de modo indirecto.
Favorece la CAPACIDAD DE DECISIÓN y el ESPÍRITU CRÍTICO:Desde el primer momento de la partida, el jugador se ve obligado a tener que decidir. Sería imposible jugar una partida sin tomar decisiones que tienen efectos inmediatos en ella. Desde una temprana edad, los alumnos se acostumbran a tomar decisiones teniendo en cuenta diferentes elementos, y lo llegan a ver como algo natural.Al estudiar diferentes opciones, cada una con sus puntos débiles y fuertes, y bien diferentes, el alumno toma decisiones que se corresponden.
Estimula la CAPACIDAD MATEMÁTICA:El ajedrez consiste también en cálculo. En cada partida debemos calcular las variantes que se producen tras un hipotético movimiento; las piezas tienen un determinado valor; nos enfrentamos a conceptos matemáticos, puesto que los movimientos de las piezas obedecen a patrones geométricos; los planes consisten en el cálculo de una sucesión de movimientos... El jugador de ajedrez se acostumbra a tener en cuenta factores matemáticos de modo inconsciente.
Estimula la MEMORIA y la CAPACIDAD DE ATENCIÓN :Durante la partida, el ajedrecista ha de recordar posiciones ya aprendidas, y aplicar el modelo ya conocido en un tiempo pasado al momento actual. Igualmente el jugador ha de esforzarse por estar atento durante todo el juego, ya que cualquier descuido le puede suponer la pérdida la partida. La práctica regular del juego ayuda a estimular la capacidad de atención de los alumnos.

Durante muchos años, este juego, que no deporte, ha tenido que competir con las otras actividades deportivas de las escuelas municipales. Deportes como el fútbol o el baloncesto, tan mediatizados por prensa, radio y televisión copan las aspiraciones de los chavales de Vera. Craso error.

El ajedrez es un juego que fomenta la competitividad. Escuela y club son necesarios y complementarios. El club es la entidad deportiva (políticamente hablando) que debe de fomentar esa competitividad de sus socios y jugadores. La escuela municipal de ajedrez debe de ser el organismo que desarrolle esta enseñanza.
Para dar a conocer el ajedrez en las escuelas publicas de nuestro pueblo es necesario recurrir a las asociaciones de padres de alumnos, profesorado, y entidades municipales. Una buena linea a seguir es pensar que a largo plazo (dos , tres años), es cuando se verán los resultados.
La introducción del juego en los colegios debe empezar en las semanas culturales que cada centro organiza. La preparación de estas semanas culturales deben versar sobre el ajedrez. Las actividades que se pueden realizar son muchas y muy diversas. Por citar algunas:
Representación de una obra de teatro sobre el ajedrez.
Confecciòn por los alumnos de un libro acerca de las reglas que rigen el juego.
Recreación de una partida histórica con un ajedrez viviente.
Realización de una simultanea a "x" tableros.

Es muy importante la capacidad que tengamos para mediatizar el conocimiento del juego en los colegios y conseguir la curiosidad innata de los niños hacia el ajedrez. Si logramos despertar esta curiosidad, la escuela municipal hará el resto.

Campañas dirigidas a los padres de alumnos como "NINGÚN NIÑO SIN SABER AJEDREZ", pueden ser necesarias para su concienciación sobre la importancia de dar a conocer a sus hijos el ajedrez.